Hueca, ladrona, mogólica, pelotuda, negra, frígida, feminazi. Éstos son solo algunos de los términos usados para referirse a candidatas durante las elecciones, según analizó un monitoreo presentado hace unas semanas por varias organizaciones en Argentina.

Para empezar a afrontar estas y otras formas de violencia que suelen sufrir las mujeres políticas en las redes sociales, Instagram lanzó su «Guía de seguridad para mujeres en la política«, con el apoyo de ONU Mujeres.

Se trata, según publica el periódico El Clarín, de un documento principalmente técnico y que pone el foco en cómo «protegerse» de las agresiones -y no en aquellos que la perpetran-, se trata del primer documento «oficial» que aborda las violencias de género en la propia red y fue desarrollado en Argentina. Ya lo presentaron a un grupo de destinatarias y a miembros de la academia, y planean replicarlo en otros países.

«La guía fue pensada para contribuir con el debate político en Argentina; tiene una serie de sets relacionados con la seguridad en línea, sobre cómo se mantiene la integridad personal en la plataforma, cómo combatir la información errónea, y algunos consejos para amplificar las cuentas de mujeres que quieren ser candidatas. Está dirigido principalmente a aquellas que ya integran o quieren integrar cargos políticos, pero puede servir para mujeres en posiciones de liderazgo en general», explica Natalia Paiva, Jefa de Políticas Públicas de Instagram.

En el mismo sentido, ocho de cada diez encuestadas para el estudio Violencia política contra las mujeres en Argentina. Experiencias en primera persona afirmaron haber vivido situaciones de violencia de género a lo largo de sus carreras políticas, e Internet fue el lugar de agresión que mencionó la mayoría de ellas (62%), seguido por la sede o alguna actividad del partido (44%) y el recinto (40%). Desde ONU Mujeres Argentina -y en conjunto con otras consultoras independientes- trabajan en cómo proteger y prevenir la violencia hacia las mujeres y evitar reproducir estereotipos de género en redes sociales. Abordan, por ejemplo, cómo repensar las presentaciones de las mujeres políticas en redes sociales: desde la descripción de la biografía a qué tipo de información o contenido comparten. Esto se debe a que, como cuenta Florence, si una candidata no postea nada de su vida familiar, se la tilda de «solterona», pero si publica fotos de sus hijos, se asume que no valora su trabajo o no tiene suficiente tiempo para él. Los hombres no caen en esta disyuntiva, principalmente, porque nadie cuestiona por qué comparte, o no, fotos o información sobre su vida familiar.

A %d blogueros les gusta esto: