La capital de Corea del Sur ordenó el cierre de todos los clubes y bares, después de que una ráfaga de nuevos casos provocara el temor de una segunda ola de coronavirus, y el presidente Moon Jae-in instó al público a permanecer en alerta, se informó.

La nación ha sido considerada como un modelo global sobre la forma de frenar el virus y tras un nuevo brote en el barrio de Itaewon, situado en uno de los distritos de mayor actividad nocturna de la ciudad, el alcalde de Seúl, Park Won Soon, emitió la orden de cierre de unos 2,100 negocios el sábado 9 pasado.

Al menos 17 nuevos casos fueron relacionados con un hombre de 29 años que dio positivo después de pasar un tiempo en cinco clubes y bares en Itaewon el fin de semana pasado. Las autoridades sanitarias han advertido de un nuevo aumento de las infecciones y hasta ahora solo unas 200 de las 1,500 personas registradas en la asistencia a esos bares han sido localizadas por las autoridades.

«El descuido puede llevar a una explosión de infecciones», dijo el alcalde, añadiendo que la orden permanecerá en vigor indefinidamente. Park pidió a los que visitaron esos clubes y bares que se presenten voluntariamente ante las autoridades sanitarias.

Instalaciones como museos y galerías de arte han vuelto a funcionar y algunos deportes profesionales, como el béisbol y el fútbol, han comenzado nuevas temporadas, mientras que las escuelas están preparadas para reabrir sus puertas a partir de la próxima semana.

Fuente: DW

A %d blogueros les gusta esto: