Uno de los efectos de la recesión económica causada por la pandemia de covid-19 es que el mundo fue inundado por dólares.

Según un informe publicado por la agencia inglesa BBC la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), cuya misión es controlar la política monetaria del país como lo hacen todos los bancos centrales, redujo drásticamente la tasa de interés hasta dejarla casi en 0%.

Y como la tasa de interés equivale al costo del dinero de un país, mientras más baja, menos vale su divisa.

En paralelo, la FED le dio rienda suelta a la impresión de billetes para comprar bonos, tanto en el sector privado como en el sector público, con el objetivo de mitigar los efectos de la crisis. Tanto así, que 2020 fue el año en que se imprimieron más dólares que nunca.

Esa inyección de dinero permitió financiar el aumento del gasto fiscal y le dio oxígeno a los mercados. Pero al mismo tiempo ayudó a empujar la baja del valor del dólar frente a las principales monedas del mundo en los recientes 10 meses.

Esto se puede observar en uno de los índices que sigue la evolución de la divisa, el Bloomberg Dollar Index, el cual llegó a un máximo de casi 1,300 puntos el 23 de marzo.

Se trata de una caída superior al 12% en los últimos 10 meses, un porcentaje que puede variar levemente según el índice que se utilice para seguir la evolución de la divisa.

Actualmente, el dólar está en su nivel más bajo desde comienzos de 2018 y muchos expertos coinciden en que la moneda seguirá depreciándose.

«El desplome del dólar recién comienza», le dice a BBC Mundo Stephen Roach, profesor de la Universidad de Yale y expresidente del banco de inversión Morgan Stanley en Asia.

El académico predice que la divisa podría caer más de 35% hacia fines de este año basándose en tres grandes razones.

La primera es que hay un fuerte aumento del déficit de cuenta corriente de EE.UU., es decir, que el país paga más al exterior por el intercambio de mercancías, servicios y transferencias de lo que recibe.

La segunda razón es el alza del euro, luego de que los gobiernos de Alemania y Francia acordaran un paquete de estímulo fiscal, además de la emisión de bonos.

Y la tercera, es que Roach predice que la Reserva Federal haría muy poco para evitar el descenso del dólar.

Con Estados Unidos cada vez más dependiente del capital extranjero para compensar su creciente déficit de ahorro interno, explica, y con las políticas que ha adoptado la FED que crean un exceso masivo de billetes, «el caso por un fuerte debilitamiento del dólar parece más convincente que nunca», argumenta.

En relación con los efectos que un dólar depreciado tiene en los mercados emergentes, como podrían ser Brasil, México, Argentina, Colombia, Perú o Chile en Latinoamérica, el experto plantea que pueden venir alzas en algunas de las bolsas de esos países.

En la región la baja del dólar llegó con rezago en comparación con otras partes del mundo.

Una de las razones que explican esa demora en su descenso frente a las monedas de las economía latinoamericanas, es que éstas son más riesgosas, como explica Diego Mora, ejecutivo senior de la consultora XTB.

Entonces, aunque la divisa esté cayendo, en la región sigue siendo demandada por su calidad de refugio cuando hay incertidumbre.

«La depreciación del dólar en Latinoamérica comenzó recién hace cuatro o cinco meses», comenta Mora en diálogo con BBC Mundo.

Al analizar las economías más grandes de la región, el analista dice que México es el país donde más se ha depreciado el dólar, seguido por Chile, Colombia y Brasil.

A %d blogueros les gusta esto: