La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que una nueva mutación del coronavirus es una «variante de preocupación», según ha difundido la agencia inglesa BBC en su portal de internet.

De acuerdo con la información, la variante, que recibió el nombre de ómicron, fue reportada a la OMS por primera vez desde Sudáfrica el 24 de noviembre.

Se indica que la variante fue conocida como B.1.1.529 y que también fue identificada en Botswana, Bélgica, Hong Kong e Israel.

La OMS dijo el viernes pasado en un comunicado que la evidencia preliminar sugiere un mayor riesgo de reinfección con esta variante.

La organización dijo que el número de casos de esta variante parece estar aumentando en casi todas las provincias sudafricanas.

«Esta variante tiene una gran cantidad de mutaciones, algunas de las cuales son preocupantes», aseguró.

Varios países, entre ellos Estados Unidos y los de la Unión Europea, anunciaron restricciones a los viajes desde el sur de África.

Las restricciones aplican a Sudáfrica, Botsuana, Zimbabue, Namibia, Lesoto, Esuatini (Suazilandia), Mozambique y Malaui.

¿Qué significa «variante de preocupación»?

Una «variante de preocupación» es la categoría más alta dentro del listado de variantes de covid creado por la Organización Mundial de la Salud.

La decisión agrega peso a la creciente preocupación científica sobre la peligrosidad de esta nueva variante, pero no cambia ninguno de los hechos.

La variante tiene una asombrosa colección de mutaciones que se cree que aumentan su capacidad para propagarse y eludir parte, pero no toda, de la protección de las vacunas.

Sin embargo, todavía no tenemos los datos claros sobre su impacto en la vida real.

No sabemos con certeza si se propaga más rápido, si hace que las vacunas o los medicamentos sean menos efectivos o si conduce a una enfermedad más grave.

Una variante se convierte en variante de preocupación cuando esa mutación puede afectar la transmisibilidad, la virulencia o la efectividad de las vacunas, entre otras cosas.

La OMS dijo que tomará algunas semanas comprender el impacto de la nueva variante, mientras los científicos trabajan para determinar qué tan transmisible es.

Los mercados de valores de todo el mundo también cayeron drásticamente el viernes, lo que refleja los temores de los inversores sobre el posible impacto económico de la nueva variante.

A %d blogueros les gusta esto: