Investigadores de la Universidad Estatal de Washington han detectado la presencia de caléndula, una planta que se cree que posee algunas propiedades medicinales, en recipientes mayas antiguos que se emplearon para contener drogas y que están datados en más de mil años.

Según ha publicado National Geografic en su portal, se trata de la primera vez que los científicos han identificado una planta que no es de tabaco en los contenedores de drogas usados por los antiguos mayas, y los expertos sugieren que pudo haber sido empleada para que el acto de fumar tabaco fuera «más agradable».

Investigadores localizaron 14 pequeños contenedores de droga, de cerámica y de uso ceremonial, también contenían rastros de otras dos sustancias, tabaco seco y curado de las plantas Nicotiana tabacum y Nicotiana rustica.

El descubrimiento de los recipientes se hizo en la península de Yucatán, en México, en 2012, durante una excavación llevada a cabo en las afueras de Mérida en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México.

El estudio sobre estos contenedores se ha publicado en la revista Scientific Reports, y ayuda a comprender mejor las prácticas de uso de drogas entre los antiguos mayas.

«Cuando encuentras algo realmente interesante como un contenedor intacto, te produce una gran alegría», ha manifestado el autor principal del estudio, Mario Zimmermann. «Normalmente, tienes suerte si encuentras una cuenta de jade.

Un nuevo tipo de análisis basado en la metabolómica desarrollado por esta universidad estadounidense puede detectar miles de metabolitos de diferentes sustancias en los residuos recuperados de objetos arqueológicos como cuencos y otro tipo de recipientes, lo que facilita los investigadores la oportunidad de identificar nuevas sustancias vegetales.

Los científicos esperan que este nuevo método de identificación de sustancias allane el camino para futuras investigaciones sobre los usos precolombinos de plantas psicoactivas y no psicoactivas que fueron fumadas, masticadas o inhaladas por las antiguas poblaciones.

El estudio plantea la hipótesis de que este pueblo pudo haber mezclado estas sustancias para que la experiencia de fumar resultara más agradable y gratificante.

A %d blogueros les gusta esto: