La semana anterior trascendió en medios de Estados Unidos que el elevado precio del limón en México se debe a la intervención de la delincuencia organizada que controla ya la cadena de suministros de ese producto. Ahora, nos enteramos que: el aguacate va por el mismo camino.

De acuerdo con la agencia francesa de noticias AFP, Estados Unidos suspendió temporalmente las importaciones de aguacate desde el distrito mexicano de Michoacán luego de que un inspector estadounidense recibiera amenazas vía telefónica, informaron este domingo autoridades mexicanas.

Alfredo Ramírez Bedolla, gobernador de Michoacán y el principal exportador de aguacate mexicano, estableció contacto este domingo con la embajada estadounidense en Ciudad de México para hallar una solución que permita reanudar las exportaciones, según una nota de prensa del gobierno estatal.

Estados Unidos tomó la decisión se tomó luego de que uno de sus oficiales, que inspeccionaba cargamentos de exportación en la comunidad de Uruapan, «recibió una llamada de amenaza a su teléfono celular oficial», añade el servicio mexicano encargado de supervisar las exportaciones agrícolas.

Michoacán, en el este de México, es por sí solo el mayor productor mundial de aguacate y 85% de su producción se destina a Estados Unidos, sobre todo en estas fechas en que se disputa el Super Bowl del fútbol americano, en el marco del cual se dispara el consumo de guacamole para ver el partido.

Según Bedolla, en este mes de febrero se exportarán unas 140,000 toneladas de aguacate a Estados Unidos.

Sin embargo, Michoacán es también uno de los estados más golpeados por la violencia ligada al crimen organizado, que también tiene en la mira a los productores de aguacate, que sufren robos, agresiones y extorsiones.

Ante la situación de inseguridad, en 2019 Estados Unidos ya había advertido que evaluaba suspender la compra de aguacate mexicano.

A %d blogueros les gusta esto: