Por más descabellado que suene, existe un concepto revolucionario que podría cambiar nuestro en entendimiento del universo y que cambiaría definitivamente el campo de la física: la información podría tener masa. Y no solo eso, también podría ser un nuevo y extraño estado de la materia, según plantea Melvin Vopson, físico de la Universidad de Portsmouth, en el Reino Unido.

Según la agencia alemana DW, el científico ha ideado un experimento basado en explosiones de antimateria que cree que podría llegar a confirmar su teoría, la cual, de ser correcta, probaría que la información es la quinta forma de la materia, junto con la sólida, la líquida, la gaseosa y la plasmática.

Vopson ya ha publicado investigaciones en el que teorizaba que la información tiene masa y que todas las partículas elementales, los bloques de construcción más pequeños conocidos del universo, almacenan información sobre sí mismas, de forma similar a como los humanos tienen ADN, según revela un comunicado de prensa de la Universidad de Portsmouth.

La teoría de la información no es un concepto fácil de digerir. Podemos imaginar fácilmente la descarga de un código de unos y ceros que indica a nuestro ordenador qué sonidos e imágenes debe mostrar, pero, según informa Science Alert, la información también podría aplicarse a cosas no digitales, como las características que indican a las partículas cómo comportarse.

Según el comunicado, Vopson afirma que la información, además de ser el bloque de construcción fundamental del universo y que tiene masa física, podría incluso explicar la misteriosa fuerza conocida como materia oscura.

«Sería un momento eureka porque cambiaría la física tal y como la conocemos y ampliaría nuestra comprensión del universo. Pero no entraría en conflicto con ninguna de las leyes físicas existentes, dijo Vopson.

Según Interesting Engineering, el suyo no es el primer experimento que intenta verificar la existencia de un quinto estado de la materia. En 2020, investigadores de la NASA informaron de la producción de condensados de Bose-Einstein de rubidio a bordo de la Estación Espacial Internacional, que describieron como el quinto estado de la materia.

Este proceso de aniquilación convierte la masa restante de las partículas en energía, normalmente en forma de fotones gamma. Cualquier partícula que contenga información se convertirá en fotones infrarrojos de baja energía. En su artículo, Vopson predice la energía de los fotones infrarrojos tras borrar esta información.

Si se demuestra que el experimento es exacto, podría demostrar que la información es realmente un bloque de construcción clave del universo. No obstante, hasta que se realice el experimento, la hipótesis seguirá siendo una idea polémica, aunque intrigante. Pero si resulta ser cierta, cambiaría por completo nuestra comprensión de la física.

A %d blogueros les gusta esto: