Los neumáticos sin aire, a prueba de pinchazos y sin necesidad de mantenimiento, podrían ser instalados en un breve plazo en furgonetas como paso previo a revolucionar los automóviles, estiman gigantes como Goodyear, Michelin y Bridgestone.

En una pista de pruebas de Goodyear en Luxemburgo, un grupo de periodistas puso a prueba un automóvil Tesla equipado con neumáticos sin aire.

La fina capa de caucho en contacto con el asfalto tiene un enorme desafío físico: soportar el peso del automóvil y absorber los golpes tal como lo hacen los

neumáticos tradicionales, y hacerlo durante miles y miles de kilómetros.

La ventaja más obvia es que es a prueba de pinchazos. Nunca se desinflará, podría pasar por encima de cualquier clavo y no perder rendimiento

El desafío parece ser gradualmente superado. La estructura de caucho y plástico de la cubierta resistió sin problemas la enorme tensión cuando el automóvil se inclinaba en las curvas de la pista de pruebas.

La marcha con el modelo probado es suave, sin embargo, el agarre al piso no es tan bueno con los neumáticos convencionales, y las cubiertas son más ruidosas.

Estos modelos fueron sometidos a pruebas durante 120,000 kilómetros, a velocidades de hasta 160 km por hora, tanto en temperaturas abrasadoras como en medio de la nieve, dijo Michael Rachita, que dirige la actividad de Goodyear en el ramo.

«La ventaja más obvia es que es a prueba de pinchazos. Nunca se desinflará, podría pasar por encima de cualquier clavo y no perder rendimiento», explicó Rachita.

Además, las cubiertas sin aire estarán exentas de mantenimiento por parte de los conductores, que no tendrán que revisar y ajustar la presión interna, añadió el experto.

Además, dijo, se está trabajando en una segunda generación de cubiertas que son más ligeras, más silenciosas y que ruedan mejor.

Michelin, a su vez, ha lanzado el modelo ‘Tweel’, una cubierta sin aire, pero por ahora sólo para vehículos de construcción y no para vehículos de pasajeros, cuyas exigencias en términos de rendimiento de conducción son mucho mayores.

La firma francesa también ha presentado el modelo ‘Uptis’ para vehículos de pasajeros, desarrollado con el fabricante de automóviles estadounidense General Motors. Las dos firmas esperan que el modelo pueda dar el salto a las concesionarias ya el próximo año.

Goodyear, que presentó su primera patente sobre tecnología de cubiertas sin aire en 1982, ha acelerado sus esfuerzos recientemente en materia de investigación y desarrollo.

La firma estadounidense tiene como objetivo tener una cubierta sin aire, libre de mantenimiento y de larga duración, para automóviles, a finales de la década. Ya cuenta incluso con una versión preliminar para autobuses y vehículos de reparto automatizados en campus universitarios.

A %d blogueros les gusta esto: