El narco es el quinto empleador de México, con entre 160,000 y 185.000 personas, debido a que los grupos criminales alistan a 350 personas a sus filas cada semana, según ha publicado el peiódico español “El País” citando como fuente un estudio del Complexity Science Hub de Viena que ha publicado la semana pasada en la revista Science.
“Se trata de una de las aproximaciones más ambiciosas a la difícil tarea de cuantificar en números el poder que los grupos criminales tienen en México” destaca lampublicción española quien da voz a Rafael Prieto Curiel, un ex policía quien ha aclara que “ni a través de los tribunales ni a través de las cárceles” será posible enfrentar esta situación.
El entrevistado precisa que la única forma de reducir la violencia en México será cortando el reclutamiento de los cárteles, y concluy esto luego de una investigació que ha combinado los datos de asesinatos, desapariciones, encarcelamientos y abandonos de las organizaciones criminales entre los años 2012 y 2022.
Uno de los datos más relevantes del estudio es que a pesar de los encarcelamientos de miles de delincuentes, el tamaño de estas organizaciones es mayor que hace 10 años.
Las autoridades mexicanas meten en prisión a unos 6,000 miembros de los cárteles cada año. Sin embargo, los grupos criminales de México cuentan en 2022 con 60,000 integrantes más que en 2012. En total serían en torno a 175,000 integrantes, según el estudio, lo que colocaría a los cárteles como el quinto empleador de México, por encima de empresas como Pemex u Oxxo, y solo superado por FEMSA, Walmart, Manpower y América Móvil.
En estos datos solo se tienen en cuenta a personas vinculadas directamente con la violencia, y no a otras personas relacionadas con el narco, como los gestores financieros encargados de lavar el dinero.
Los cárteles también están perdiendo muchos miembros por la violencia. Los datos obtenidos por los investigadores reflejan que en un periodo de 10 años el 17% de las personas reclutadas mueren.
Prieto afirma que a este ritmo de pérdida de integrantes, entre detenciones y asesinatos, los cárteles necesitan captar a 350 personas cada semana para evitar su colapso. Pero muchos de los que se unen al narco no lo hacen voluntariamente. El reclutamiento forzoso es el sistema más usado por los cárteles, y uno de los más dolorosos para las familias de los desaparecidos.
Si los reclutamientos de los cárteles se redujeran a la mitad, en 2027 su tamaño sería un 11% menor. “Matemáticamente, por tanto, una estrategia preventiva tiene mucho más éxito que una estrategia reactiva tradicional”, ha explicado Prieto. Esta visión positiva se contrarresta con otra mucho peor. Si los carteles siguen al mismo ritmo de reclutamiento y violencia, en 2027 podría haber un 40% más de muertes y las organizaciones crecerían un 26%.

A %d blogueros les gusta esto: